English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

13 de julio de 2013

Divertimento nº 3

"Cuando no se encuentra descanso en uno mismo, es inútil buscarlo en otra parte".
François de La Rochefaucauld, escritor francés del s. XVII.







-¡Que pase el siguiente, por favor!
-Buenos días doctor.
-¡Hombre, Vd. por aquí de nuevo!, a ver, dígame, ¿qué le ocurre ahora?
-Pu.. pues verá doctor...

♫♪
 "Óigame Doctor, 
yo vengo a consultar 
pues tengo unas molestias
y me empiezo a preocupar.
Óigame doctor,
no sé qué voy a hacer,
 la vista se me nubla
y me siento desfallecer." *
♪♫
(*)Fragmento de 'El diabético', de Fito Olivares. 
Gráficos de trabajo médico

(-¡Enfermera, anule todas mis visitas!). 
Bien, será mejor que nos pongamos cómodos, túmbese aquí, por favor; relájese, respire hondo y... cuénteme.
-Doctor... yo...

...en ocasiones veo Música.

-Ya, bueno; querrá decir que escucha música, y si así es...
-¡No, doctor!, le he dicho lo que quería decir: ¡veo Música!
-Ya. ya, ya; y dice usted que sólo en ocasiones.
-Bueno, así empezó la cosa, pero ahora ya es casi... 

♪♫
"...en todas las ocasiones.
Tengo de subir al árbol,
tengo de coger la flor
y dársela a mi morena
que la ponga en el balcón." *
(*) Fragmento del  'Asturias Patria Querida', de Ignacio Piñeiro..
Gráficos de trabajo médico
¡¡¡¿LO VE, DOCTOR?!!! Pues así todo el santo día...
Desde que me despierto bien temprano, eso suponiendo que en realidad haya estado dormido, porque ni siquiera ya en la oscuridad más absoluta, en los acogedores brazos del buen Morfeo, me libro de tan extraño trance. ¡O viceversa!
-¿Perdón?
-¡Sí!, ¿y si fuera al revés; que en realidad esté profundamente dormido y esto no sea más que un sueño? 
Un sueño, sí, sueño, no pesadilla, no..
Un sueño en que Todo es Música...
desde el despertar de una ciudad que se va desperezando poco a poco hasta convertirse en un estruendoso tutti orquestal, hasta la más apacible de las serenatas que la sabia Naturaleza interpreta como nadie sabe, desde que Todo relevó a la insondable oscura y silenciosa Nada, y todo lo que hay en ese Todo, colores, sabores, texturas, sonidos y visiones, todo lo convierto en Música; y no sufro por ello, ¡al contrario!, es magnífico, pero de tan extraño comportamiento, temo ir perdiendo la razón, casi inconscientemente... 
¡Dígame doctor!, ¿qué me pasa?, creo que...
♪♫
"...me estoy volviendo loco,
me estoy volviendo loco,
me estoy volviendo loco
poco a poco, poco a poco..."
(*) Fragmento de 'Me estoy volviendo loco', del dúo Azul y negro.


-Basta, tranquilícese buen hombre, lo suyo es un claro caso de musicopatía episódica adquirida, seguramente causada por esa excesiva pasión que siente por el mundo de la música y que tantas veces le he aconsejado moderar. Seguimos sin hacerle caso al doctor y así pasa lo que pasa. Bien, veamos, no se preocupe, aún estamos a tiempo, pero ¡por favor!, siga mis instrucciones al pie de la letra; verá le voy a prescribir algo que...
¡Oh, pero qué desconsiderado soy! He vuelto a empezar un post sin antes saludar a mis amantísimos amigos y lectores, qué falta de cortesía, espero que podáis disculparme; sirvan como atenuantes las preocupaciones, desvelos y neuras que últimamente me depara la vida. Como os estaba contando, he ido al médico; sí, otra vez, pero tranquilos, no os preocupéis, que ya está todo solucionado.
¡Ah, claro!, querréis saber qué mágica receta me prescribió, mi ya amigo, el buen doctor, ¿verdad?

¡¿Verdad?!
¡¡¡¿Verdad, que queréis saberlo?!!!
-¡Ehhh, sí, sí, queremos, queremos...!
Gráficos de trabajo médico-¡Aaaaah, bueno!, pues mi buen amigo el doctor me dijo, después de profundas reflexiones y de un sinfín de pruebas -también profundas, casi abisales- y analíticas varias, que lo único que necesitaba era tomarme unas buenas...
¡BACHCACIONES!


Gráficos de trabajo médico¡Y aquí me tenéis!, disfrutando de un merecidísimo y terapéutico descanso en la tierra que me vio nacer. No me lo pensé mucho, no, sobretodo por alternativa que me ofrecía el galeno, "o te vas a descansar o tendremos que intervenir, tu elijes". 
Así que decidí cargar el coche con las cuatro cosas imprescindibles de costumbre y casi las obras completas para teclado, amén de un par de versiones de los famosos Brandemburgo de Johann Sebastian Bach, complementadas con un par de interesantes biografías firmadas por la investigadora mejicana Corazón Otero y el profesor e ingeniero colombiano Darío Valencia Restrepo, respectivamente. 
La verdad es que el gran Bach -el arquitecto de la música- y yo teníamos una cuenta pendiente, me resultaba muy difícil acercarme a sus obras, quizá debido a su complejidad, así que me ha venido de perlas tan recomendable tratamiento
Quizá ya sepáis que el compositor que siempre asocio, ya instintivamente, a la palabra alegría es Vivaldi, pues bien, para acompañar la dicha que siento en estos momentos he elegido una versión adaptada -y dicen que mejorada- para órgano por Bach de una obra del genio veneciano compuesta en 1711 e incluida en el  L'estro armonico, el Concierto para 2 violines en la menor RV 522. He aquí, pues, el resultado de dicha adaptación; yo no me atrevo a decir que es mejor, simplemente, desde la sencillez, diré que es diferente:

"Concierto para órgano en La menor, BWV 593"

Ferdinand Klinda
Impresionante versión, magníficamente interpretada por el organista y maestro eslovaco Ferdinand Klinda. Se dice que el órgano es el rey de los instrumentos, no sólo por su tamaño, que puede llegar a ser verdaderamente descomunal, también por la enorme riqueza tímbrica y sonora que despliega. Incontestable es que hay un antes y un después en el historia de este colosal instrumento desde que Bach se dedicó a estudiarlo, junto con el clave, desde la temprana edad de 10 años, instruido por su hermano mayor Johann Christoph, estudio al que dedicaría toda su vida, llegando a ser legendario su virtuosismo y su capacidad de improvisación revolucionando hasta límites que van más allá de una auténtica pasión, no sólo la ejecución y la capacidad de tan bello instrumento, sino también su mecánica y construcción; y todo por amor al Arte, pues fue Bach, ante todo, un hombre libre, un luchador incansable ante imposiciones que no aceptaba, apasionado de la enseñanza y de la vida familiar, perteneciente a una estirpe de músicos irrepetible. Por su colosal legado musical, su perfección técnica y la enorme belleza de sus obras, hablamos sin duda del más grande compositor de la Historia de la Música. Y este es mi   pequeño homenaje, que siempre será pequeño comparándolo con todo lo que el gran Johann Sebastian Bach me ha aporta a mí, muchos momentos de gloria, momentos florentinos


Y ya está, ahora, si me permitís, voy a seguir con mi terapia, pero os dejo una divertida y sorprendente propina, un pequeño divertimento que... bueno, mejor vedlo:



¡Sed felices!